"La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón."

Howard G Hendricks



lunes, 16 de diciembre de 2013

Intervención cognitiva

Cada uno de nosotros tiene un patrón o perfil cognitivo característico y cada uno de nosotros utilizamos diferentes estrategias frente a los aprendizajes. 
Las estrategias en si no son buenas ni malas, lo importante es si son eficaces o no para el que las utiliza. 

El cerebro tiende siempre a ahorrar energía, a buscar el camino más rápido. Imaginaros que intentamos retener una información determinada, por ejemplo el código de una tarjeta de crédito.
Hay personas que son capaces de retener la información con mucha facilidad, simplemente repitiendo los dígitos ( serían aquellas que tienen un buen proceso secuencial), pero hay otras, la mayoría, que necesitamos encontrar alguna manera lógica para no olvidar esta información ( necesitamos apoyarnos en el proceso simultaneo).
Generalmente empezamos por intentar retener la información de forma rápida ( secuencial), solamente cuando vivamos la experiencia de olvidarnos del código nos plantearemos que la estrategia es mala y hay que cambiarla. 
Aqui entra el gran papel del planificador, nuestro director de orquesta, el que analiza y comprueba que la estrategia es ineficaz y busca otra estrategia más segura ( simultaneo), en este caso podría ser el 31 de diciembre, final de año, el cumpleaños de...

Cada uno tiene sus propias estrategias y nuestra gran función como educadores será que  nuestros alumnos/as las descubran, que se hagan conscientes de ellas y valoren si son eficaces o no... nuestra gran función es despertar a su director de orquesta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada