"La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón."

Howard G Hendricks



miércoles, 11 de diciembre de 2013

Las tres tareas del director



El director tiene que estar despierto, sino aunque la orquesta tenga buenos músicos, estos tocarán sin estrategia y tarde o temprano se equivocarán. Tener el director despierto equivale a tener un OBJETIVO claro.
En todo aprendizaje intervienen cuatro procesos cognitivos: la planificación, la atención, el simultáneo y el secuencial.  Nos centraremos en el proceso de la planificación, el cual representamos como un director de orquesta que se encarga de dirigir a los otros tres. 

Antes de empezar una actividad/aprendizaje, hace falta que el director ponga el STOP y  se pregunte qué debe hacer. Una vez tenga claro el objetivo que debe llevar a cabo, pasamos a la segunda tarea, que sería la de buscar la estrategia necesaria para llevar a cabo dicho objetivo. Es importante que el niño/a busque su propia estrategia, aquella que sea eficaz para él.  Cuando ha sido capaz de encontrarla y ejecutarla para dar respuesta al objetivo, llegamos a la tercera tarea del director que consiste en pasar la lupa; con la finalidad de revisar este proceso.

Para despertar directores en el aula:




Qué me piden? (objetivo)- la motivación está en esta fase
¿Cómo lo hago?
¿Voy bien? (pasar la lupa)


 

 Si el niño/a es capaz de encontrar y ejecutar estrategias que le lleven al éxito se sentirá  motivado para poder realizar este proceso a lo largo de su aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada